FreshMinistry
Books
Consulting
Devotionals
Illustrations
Sermons
Pastoral Ministry
in the Real World Click Now to Order

Niños de Dios

Jeremías 1:4-10

Download mp3 audio

Por favor, habra su Biblia el libro de Jeremías, capítulo uno, versículos del cuatro al diez.  Escuchen por que esta es la palabra de Dios.  Jeremías, capítulo uno, versículos cuarto al diez dicen: <<Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: [5] Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. [6] Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. [7] Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. [8] No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. [9] Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. [10] Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.>> (Jeremías 1:4-10 RVR) 

Han habido tres ocasiones en mi vida que estos versículos han sido muy importantes para mi.   Por ejemplo, son muy importantes para mí ahora y cada tiempo que yo predico.  Hace dos o tres minutos, antes de predicar, le pedí al señor, pon tus palabras en mí boca.  Pero, por favor, pon tus palabras en mi boca en español por esta vez.  Cada vez que yo predico es importante que yo diga la palabra de Dios.  Las palabras de El son mucho mejor que las palabras mías.   Por eso, yo le pedí al señor, que pusiera sus palabras en mi boca. 

Amigo y amiga, ¡escuchen por favor, por que esto es muy importante!  Sin el Espíritu Santo en mí vida, yo no tengo poder para proclamar la palabra de Dios. Yo no tengo poder sobre nada.  No soy nada sin el Señor.  Sin las palabras de Dios en mi boca, yo no tengo nada que decir.  Solamente Jesús tiene las palabras de vida eterna.  En San Juan capítulo seis, versículo sesenta ocho, Simón Pedro dice: << Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.>> (RVR)

Si hablo la palabra de Dios, hay vida eterna en mis palabras, pero sin la ayuda del Espíritu Santo no hay vida.¿Es correcto, no? 

La otra ocasión que estos versículos fueron importantes en mi vida, fue cuando tuve cáncer, y perdí mi voz.  Literalmente, yo le pedí al Señor, que pusiera sus palabras en mí boca.  Por nueve meses, yo no pude hablar ni predicar.  Fue un tiempo triste en mi vida.  No tuve voz, pero tuve fe en Dios.  Yo pedí al Señor, que por favor, ¡pusiera sus palabras en mí boca!  A veces, mi fe fue fuerte.  A veces, mi fe fue débil.  Pero, todo el tiempo, tuve fe.  Sin Dios en mi vida, no podría predicar hoy.  Pero Dios es rico en misericordia y me dio mi voz.  ¡Gracias a Dios!  ¿Dios es bueno, no?  Todo el tiempo.

 La otra vez que estos versículos fueron importantes en mi vida, fue cuando era mas joven.  Cuando tenía veinte años, yo vivía en Tejas y asistía a la universidad de Wayland Bautista. Durante las vacaciones del verano viaje a California del sur a predicar en las iglesias de California.  Tuve miedo.  Por que era una gran responsabilidad.  Pensaba no puedo por que era joven.  Le suplicaba al señor, <<no puedo, ayúdame.>> me dijo <<abre tu Biblia.>> y yo abrí mi Biblia a estos versículos y leí,  <<Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: [5] Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. [6] Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. [7] Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. [8] No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. [9] Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. [10] Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.>> (Jeremías 1:4-10 RVR) 

Esta es la palabra de Dios.  Dios dice, <<No digas: Soy un niño>> Cuando Dios nos dice ir es importante que vallamos.  ¡No hay excusas!  No estoy ocupado.  No tengo miedo.  No soy un niño. Cuando Dios nos dice Ve. Hay que ir.  Sin preguntas.  Sin excusas.  Solamente ir.  Pero no vamos solos.  Jesús dice <<he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.>> (Mateo 28:20 RVR) Sin Dios, no se puede, pero con Dios todo es posible. 

Pero hay más.  Dios dice <<ve>> pero Dios hizo mas que decir <<ve>>.  Versículo nueve dice <<Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca.>> Cuando lei este versículo, comencé a orar <<pon tus palabras en mí boca, Señor.>>

¡Y Lo Hizo!  ¡Gracias a Dios, lo hizo!  Durante tres veranos, más que doscientas personas aceptaron a Jesucristo como su salvador.    No por mis palabras.  Yo, por mi cuenta, no tengo las palabras suficientes para dar vida eterna.  Recuerde que Simón Pedro nos dice <<Tú tienes palabras de vida eterna>> Ellos aceptaron a Jesucristo por que El puso sus palabras en mi boca.  Sin Dios, no se puede, pero con Dios todo es posible. 

 Tres veces en mi vida yo le pedí al Señor, pon tus palabras en mi boca.  Y tres veces El puso sus palabras en mi boca.  Antes de predicar yo se lo pido, y todo el tiempo El Señor me lo da. ¡Gracias a Dios!  Cuando el sacó el cáncer mi voz, yo pedí que pusiera sus palabras en mi boca y El Señor me las dio ¡Gracias a Dios!  Y cuando era más joven, le pedí que pusiera sus palabras en mi boca y El Señor me las dio ¡Gracias a Dios!

Cuando estudiaba para escribir mi libro, La Iglesia Futura, encontré que muchos adultos jóvenes hacían el trabajo de Dios en sus iglesias.  Una iglesia en Denver tiene tres mil adultos jóvenes. 

Es usted el que hace el trabajo de Dios en su iglesia, o ¿piensa que usted es demasiado joven?  Recuerde que David era un hombre joven cuando él comenzó a hacer el trabajo de Dios, al igual que Samuel, Jeremías y Timoteo. 

A Timoteo, el Apóstol Pablo le dijo <<Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.>> (1 Tim. 4:12 RVR) 

¿Quieren hacer el trabajo de Dios?  Con Dios, si se puede.  Piádselo al Señor, <<que ponga sus palabras en su boca. >> Si se lo pide, Dios lo hará.  Jesús dice, <<Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. [8] Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.>>  (Mateo 7:7-8 RVR) 

Si se lo piden a Dios, El lo hará.  No digan: Somos niños.  Digan Somos niños de Dios, con el poder del espíritu Santo en nuestras vidas.  Y como el apóstol Pablo digan <<Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. >> Filipenses. 4:13 (RVR) Díganlo conmigo, <<Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. >> Es correcto, sin Dios, no se puede, pero con Dios, todo es posible.

En nuestra comunidad, hay personas que no conocen a Jesucristo como su salvador.  Sin cristo en sus vidas, ellos no tienen esperanza.  Es importante para todos los miembros de esta iglesia proclamar la palabra de Dios en la comunidad.  Sin excusas.  ¿Quiere trabajar con Pastor Joel y conmigo en esta obra?   Juntos, es posible cambia el mundo.  Somos niños de Dios.  Entonces, vamos a hablar sobre nuestro padre. 

 


 
 

 

href="https://www.weaverbookcompany.com/future-releases/impact-preaching-case-one-point-expository-sermon">Impact Preaching: A Case for the
one-pointexpositiory sermon

...href="http://www.thefuturechurch.com/index.html">....

................